MALLAS ZARANDAS

La construcción de una malla para zaranda reside en la concepción racional del producto, pensado y construido para ser sometido a las más duras condiciones de desgaste y abrasión.
Los más diversos materiales son seleccionados por nuestras mallas para zaranda, y están diseñadas para, con seguridad, satisfacer sus necesidades específicas.

Variables que debemos considerar:

» Abertura y diámetro de alambre: Resultando el espacio útil de pasaje.
» Superficie de Pasaje: Es el porcentaje entre la superficie de abertura y la superficie total de la malla.
» Calidad de Material: Acero de carbono, galvanizado, crudo natural, acero inoxidable, aceros de alta resistencia.

Datos útiles para solicitar una malla para zaranda:
Para solicitar una malla para zaranda debemos tener conocimiento del tipo y características del material a seleccionar y que queremos obtener.

Características para solicitar la malla para zaranda:

»

Tipo de malla: tejida, soldada, sobrepuesta.

»

Abertura o número de malla.

»

Diámetro de alambre.

»

Calidad del material .

»

Dimensiones de la zaranda: ancho y largo.

»

Tipo de tensado.

› Mallas tejidas Abertura Cuadrada

Es éste el más empleado. Ofrece una amplia gama de combinaciones en cuanto a aberturas y diámetros de alambre.

Aberturas: desde 2 a 200 mm.
Diámetros de alambres: de 1,25 a 20 mm.
Calidad: SAE 1010 - 1050 a 1075 y acero inoxidable.
Pueden estar provistas de enganches laterales para el rápido tensado en las zarandas vibradoras, zarandón plano inclinado o donde esté destinada.

Para el buen funcionamiento y prolongar la vida de esta malla es necesario una tensión cuidadosa.


Mallas tejidas Abertura Rectangular


Se utiliza este tipo de malla cuando se desea lograr una superficie de pasaje con gran rendimiento y menor posibilidad de atascamiento.
En su construcción nos permitimos emplear combinaciones de dos diámetros distintos de alambres en una misma malla, a la vez que obtener una abertura rectangular se tiene una mayor superficie de pasaje.
Para solicitarla es indispensable indicar el sentido de orientación de la abertura de la malla, por lo general el lado mayor debe ser paralelo al sentido de cribado.
Son útiles para cribados difíciles, y en particular para materiales húmedos y viscosos.

Aberturas: de 2,00 a 75 mm.
Diámetros de Alambres: de 1,25 a 8 mm.
Calidad: SAE 1010 - 1050 a 1075 y aceros inoxidables.


Mallas Soldadas en Perfil Onduladas


Estas mallas son construidas para recibir el gran peso del material en bruto a clasificar.
Son altamente resistentes por su fabricación, en hierro de acero redondo o cuadrado en perfil ondulado, sobre el plano de cribado.
Los hierros están unidos mediante puntos de soldadura antidesgaste y de alta penetración, lo que asegura su máxima utilidad.
Este tipo de mallas se tensa por lo general como una malla normal y puede ser provista con tipo de enganches especiales.
Son sumamente beneficiosas por su larga duración y pasaje, debido a su original diseño que permite un mayor número de aberturas por m2.

Aberturas : de 7 a 250 mm.
Diámetros de Hierro: cuadrado o redondo de 6 a 35 mm.
Calidad: SAE 1010 a 1075.

 


Mallas Soldadas Sobrepuestas

La construcción es mediante la superposición de hierros fijados mediante soldadura de alta fijación y material básico.
Se realizan en aberturas cuadradas o rectangulares de 7 a 250 mm., con hierros de acero de espesor de 8 a 25 mm. SAE 1010 a 1075. Son útiles como grillas, para el preclasificado de piedras o materiales de gran tamaño.
 

Enganches Laterales

Se realizan mediante el plegado de los bordes de la malla. En alambres de diámetro fino es necesario un recubrimiento en chapa; se debe aclarar siempre el tipo de tensado, debido a que hay varias alternativas, como también es necesario saber el ángulo y altura del enganche.


Porcentaje de Espacio Abierto

Existe una clara relación entre el espacio abierto, la velocidad de cribado y la duración de la malla. Los alambres de mayor diámetro aumentan la duración de la malla, pero también reducen el espacio abierto y prolongan el tiempo de cribado. En una industria dinámica esto puede constituir un principio económico falso. Los alambres de menor diámetro permiten un mayor espacio abierto y aumentan la productividad pero, por supuesto, reducen la vida útil de la malla.

Entre ambos extremos se encuentra el alambre mediano. Probablemente su menor duración se vea compensada por una mayor productividad del cribado.

Nada es eterno y nuestras mallas no son una excepción. Para asegurar la satisfacción del cliente y proteger nuestra reputación, consideramos que en general es más económico utilizar alambre mediano para obtener un espacio abierto proporcionalmente mayor. No obstante, si se requiere una mayor productividad o más velocidad de cribado, debe emplearse alambre más delgado. De ésta manera la duración de la malla se sacrifica a cambio de una consideración más importante, como es la productividad.

Las ilustraciones muestran la relación que existe entre el espacio abierto, el calibre del alambre, la velocidad de cribado y la vida útil de la malla. Las tres mallas tienen el mismo espacio abierto (separación entre bordes del alambre) pero el porcentaje de alambre con respecto a la superficie total varia de un caso al otro.

 


· 25% de espacio abierto

Cribado más lento, vida útil más larga.


· 37% de espacio abierto

Cribado mediano, vida útil mediana.


· 44% de espacio abierto

Cribado más rápido, vida útil más